Hacia un pais de trabajadores capitalistas

El  2 de febrero el Presidente George Bush anuncio en su Mensaje a la Nación, la necesidad de ir progresivamente hacia un sistema privado de pensiones o fondos de pensiones privados o administración de fondos de pensión.

Ahora Estados Unidos tiene la oportunidad de convertirse en la economía más importante del mundo que permita a sus trabajadores canalizar una fracción de sus impuestos provisionales a una cuenta individual. La Seguridad Social, el sistema de pensiones gubernamental de los EE.UU. (el programa gubernamental más grande del mundo) ha impedido que el trabajador común posea ahorros para su jubilación, y ha politizado las decisiones que les corresponden tomar a los individuos en lugar de los políticos. Aun cuando el 40% de los norteamericanos tiene algún sistema privado de jubilación, otro 60% no lo posee. Sin embargo, aún están obligados a poner un octavo de sus salarios (12.4%) en el sistema gubernamental de seguridad social, lo cual no les da a ellos propiedad, beneficios del mercado, o seguridad.

La reforma a la previsión social constituye la siguiente  gran reforma liberal, fácilmente un cambio tan significativo como la  privatización de las empresas de propiedad del estado –también calificada  en su tiempo como una utopía. En materia de pensiones, América Latina ha abierto el camino. Que el mundo lo siga…

Entendamos que el Sistema Privado de Pensiones es un régimen de capitalización individual, donde los aportes que realiza el trabajador se registran en su cuenta personal denominada Cuenta Individual de Capitalización (CIC), la misma que se incrementa mes a mes con los nuevos aportes y la rentabilidad generada por las inversiones del fondo acumulado.

Este sistema previsional se sustenta tanto en la libertad y responsabilidad individual, como en la solidaridad de la sociedad para con los más necesitados, siendo sus características principales: libertad de elección, la participación activa del trabajador, la transparencia en la información, la libre competencia y la fiscalización.

Por eso, el gobierno de G. Bush en los EE.UU. debiera privatizar el sistema gubernamental de su programa de pensiones debido a seis razones principales.

1. Porque los trabajadores tienen el derecho moral a escoger un sistema de jubilación que les dé libertad, opciones y dignidad. Los argumentos morales a favor de la privatización de la seguridad social son más importantes que los económicos.

2. Porque los trabajadores pueden obtener una mejor tasa de retorno en sus ahorros de pensiones. En una cuenta privada, invirtiendo conservadoramente 70% del portafolio en bonos y 30% en acciones, y de acuerdo a las tasas de retorno históricas, un trabajador de 20 años de edad puede esperar ganar 6% por año, comparado con el 1% bajo la Seguridad Social actual.

3. Porque es más justo. La Seguridad Social es generalmente considerada un programa progresista del gobierno. Sin embargo, dado que los pobres tienden a comenzar a trabajar más temprano en sus vidas y tienen una expectativa de vida más corta que los que están en mejores condiciones, el sistema es realmente regresivo para ciertas categorías de trabajadores y puede no ser progresista de ninguna manera.

Bajo un sistema de cuentas individuales, los trabajadores pobres acumularían ahorros en sus cuentas y, por lo tanto, tendrían la oportunidad de aprovechar los beneficios que otorga el mercado a los propietarios de la riqueza, previniendo el reciente incremento de la denominada "brecha de la riqueza", un resultado que no sorprende dado que la mayoría de los trabajadores son forzados a colocar todos sus ahorros en un programa que les da 1 ó 2% de tasa de retorno.

4. Porque los ancianos debieran tener la seguridad que proviene de poseer derechos de propiedad sobre sus beneficios. Un sistema de cuentas privadas da a los jubilados derechos de propiedad claramente definidos sobre sus beneficios. Los ancianos pueden programar retiros de dinero de sus cuentas, dejando recursos a sus dependientes si ellos mueren antes de su expectativa de vida, o utilizan sus ahorros para comprar anualidades indexadas de una compañía de seguros. Contrariamente, el Sistema de Seguridad Social no provee de tales derechos sobre el dinero que los trabajadores están forzados a pagar por su retiro como lo determinó la Corte Suprema en 1980 en Flemmings vs. Nestor.

5. Porque existen enormes ganancias económicas al privatizar la Seguridad Social. El sistema público de pensiones impacta negativamente los mercados de trabajo y ahorros debido a que los fondos se gastan inmediatamente en lugar de invertirlos, y las contribuciones provenientes de los roles de pago representan un impuesto al trabajador contratado.

6. Porque la privatización de la Seguridad Social terminará con la división entre los capitalistas y los trabajadores, convirtiendo a los Estados Unidos en un país de trabajadores capitalistas, con los consiguientes cambios en la dinámica política del país. Bien podría representar un cambio de paradigma en las relaciones de la gente hacia el libre mercado y un golpe masivo contra la carga que significa el estado benefactor.

Ahora bien la tarea de la administración de Bush es de difundir los beneficios de la cultura previsional o mejor dicho del Sistema Privado de Pensiones (SPP) y  entre los porque es el de elevar la calidad de vida de los ciudadanos norteamericanos, porque al consolidarse este sistema de administración previsional se asegura el pago de pensiones dignas y que contribuira con el desarrollo de la economía nacional. Por eso, los tecnocratas del gobierno republicano deben:

  • Desarrollar campañas de de comunicación para fomentar la cultura previsional y difundir los beneficios del SPP.

  • Diseñar y ejecutar proyectos que complementen la labor previsional del SPP y contribuyan a mejorar la calidad de vida de los jovenes trabajadores norteamericanos.

  • Buscar sinergias operativas entre los sistemas privados de pensiones o fondos de inversion privados, tal que sea posible brindar un mejor servicio a un menor costo.

  • Mantener relaciones con instituciones análogas de otros países que favorezcan al enriquecimiento del Sistema Privado de Pensiones.

Por ultimo aun que no soy republicano ni mucho menos me simpatiza el actual gobernante, no se puede ser mezquino y señalar que este esfuerso y decisión de Bush de tomar el problema por las astas con referente  a su política de seguridad social, tiende a prestar más atención a la función de prevenir la pobreza, y de proteger el consumo a través del ahorro provisional obligatorio en los nuevos y futuros trabajadores de esta nacion.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.