La Masonería

El enigma

La Masonería

Por Q:.H:.Juan Orrego

 

Dicen que un masón puede revelar que pertenece a la logia, pero no pueden revelar el nombre de otro masón. Dicen que un masón puede evitar decir que lo es, e incluso que al solo efecto de negar que es masón tiene dispensa para mentir. Lo cierto es que, pese al enorme Peso que en general se le adjudica a la Masonería en la construcción de cada uno de nuestros Estados, poco se sabe de los alcances de la actividad de esa institución en nuestros países. ¿Como opera? ¿Quienes la integran? ¿Que persigue? ¿Que hay de sus mitos?

Y aunque en el mundo la Masonería es una organización cada vez  menos secreta, podemos saber hoy que el presidente Francés Jacques Chirac es masón y que podemos identificar claramente aun masón como en caso de los masones brasileños que usan un distintivo en la solapa del saco. Y no nos puede sorprender entonces que en Uruguay, Tabare Vázquez Rosas, el presidente de todos los uruguayos, pertenecer a la Masonería.

La Masonería esta unificada, pero se subdivide en logias. La puerta principal de los grandes templos del mundo esta coronado por un gran triángulo que luce en su interior la inscripción "Libertad – Igualdad – Fraternidad", los valores universales que comparten los masones de todo el mundo. La logia a la que puede pertenecer cada uno de los HH: comulga obviamente con estos valores, pero fue también pueden estar definidas como logias "conservadoras". Las fuentes consultadas precisaron que el término conservador en este caso no se aplica tanto a lo ideológico o político, sino al ritual que desarrolla esa hermandad y sus concepciones sobre el grado de apreciación de sociedad que debe tener la Masonería. José de San Martín y Simón Bolívar fueron masones aun que existe una leyenda negra en el caso especifico de Simón Bolívar.

Un masón por lo general nunca ha admite públicamente su vinculación con Masonería, es posible seguir sus rastros por la forma y actitud que posee ante la vida misma.

Para el masón es fácil comprender y discernir sobre el modelo político que surgido de la Revolución Francesa y con el modelo lo político norteamericano. Porque, la modernidad  filosófica y política ha derivado en un concepto dominante de libertad que solo ha reducido a una autonomía individualista el buscar la autorrealización en lo puramente privado y sobre el criterio del “todo vale”, produce una anemia que desestructura a la sociedad, la desintegra y tiende a acabar con ella. Tal vez Porque se frustro de entrada la autenticidad de uno y otro. La libertad, la igualdad y la fraternidad aun no han podido concretarse armónicamente: en aras de la libertad unos han sacrificado la igualdad, para asegurar esta, otros han barrido a la libertad y sobre la fraternidad basta constatar que los derechos humanos, aunque suscritos por todos, son cabalmente aplicados por muy pocos".

Mucha gente piensa que la Masonería es un cuerpo rígido, que se caracteriza por defender los Principios mencionados, y es refractaria a las doctrinas confesionales -como el catolicismo-, y a las ideas de izquierda de raigambre marxista. Pero esto no es completamente cierto. Bajo los valores básicos que unen a todos los masones se permite una gran diversidad de pensamientos. Así, ser católico y masón no es contradictorio, y ser de izquierda y masón tampoco es antitético. Lo que si es contradictorio es ser masón y defender sistemas políticos totalitarios. Pero la Masonería no es solo un cuadro de “Valores” también importa una fuerte ritualidad, un lugar para discutir con tolerancia y también un lugar donde es posible encontrar mucha gente ubicada en importantes centros de poder en la sociedad. "Se dice que a la Masonería se ingresa por dos motivos: para encontrar un espacio riquísimo de reflexión con hermanos, o para as­cender en la escalera del Poder".

La Masonería distingue entre la edad civil, la edad de admisión y la edad simbólica. La edad civil es la que surge de la partida de nacimiento, la de admisión es la del hombre adulto que frecuentemente se asimila a la mayoría de edad establecida en el Código Civil (puede ser en algunos casos,18 años pero real es 21 anos) y la edad simbólica se cuenta a partir de la admisión y tiene su correlate en los 33 Grados Masónicos, donde cada grado corresponde a determinada cantidad de anos en la logia. Sin em­bargo, en todo el mundo se dejaron de otorgar los grados con la rigidez que establece esa tabla antiquísima. Por lo general en todos los países se superponen dos formas de otorgar las jerarquías al interior de los grupos. Ambos sistemas son aceptados por la Gran Logia, pero tienen una escala jerárquica diferente. Existen dos ramas de la masonería que es la Masonería "simbólica" y la Masonería "Escocesa o filosófica". La "simbólica" otorga los grados en una escala que va del 1° al 3° (aprendiz, compañero y maestro), la "escocesa o filosófica" adjudica los gra­dos del 4° al 33° (maestro secreto a soberano gran inspector general). En la Masonería regular los dos sistemas se pueden transitar gracias al "pacto de las familias", por el que las logias de ambos sistemas aprobaron una forma de unificar los grados. Si el hermano masón desea transitar toda la escala, como sus antepasados de la Edad Media, lo puede hacer. El sistema unificado requiere que el masón miembro de una logia "simbólica" solicite participar de una "tenida" de la logia filosófica, y cumplido este requisito puede seguir adelante en la escala de grados. Para ascender se requieren determinadas edades masónicas y la realización de trabajos filosóficos.

¿Qué es la Masonería? Hoy DIA resulta cada vez mas anacrónico hablar de Masonería en un sentido univoco, ya que existen muchas Masonerías independientes unas de otras y aun dentro de cada gran logia se da una variedad extraordinaria de ritos.

El espíritu masónico admite la diversidad de creencias políticas y religiosas, pero tiene una gran unidad en los valores. "Todos los masones del mundo buscan la verdad, y exigen tolerancia, libertad y fraternidad, dentro de un marco de igualdad".

El masón vive en la logia la experiencia reconfortante de la solidaridad y del saber escucharse mutuamente, y experimenta la importancia del ritual.

Una de las características diferenciadoras más importantes de la Masonería es que se trata de una sociedad iniciática en la que para ingresar —a diferencia de otras asociaciones y partidos en los que basta con dar el nombre y pagar la cuota- hay que pasar previamente por los ritos de iniciación.

En la ceremonia de iniciación en el grado de "aprendiz" el profano es introducido en el templo con los ojos vendados, símbolo de la ignorancia y del no conocimiento, desprovisto de metales pues la logia es un lugar de paz y concordia.

Es costumbre que al candidato se le obligaba a adoptar el aspecto de un mendigo, se le desnudaba el p:. y el p:.i:. y se le conduce a la puerta que daba acceso al salón, la cual se abría después de haber llamado dando tres fuertes golpes en ella. "El 2do. Vig:. guiaba al profano hacia el maestro, y este le hacia arrodillarse mientras se elevaba una plegaria al Altísimo. Luego el candidato daba tres vueltas alrededor del salón y, situándose ante la puerta, ponía los p:. en a:. r:. y daba tres p:. hasta llegar al sitio que ocupaba el V:.M:., quien tenia una mesa adelante, y encima de ella se hallaban colocados el libro de los Evangelios abierto, y además la escuadra y el compás. El candidato extendía la m:. d:. jurando fidelidad a las leyes de la cofradía, aceptar todas las obligaciones y guardar el mas absoluto secreto acerca de lo que habIa y de lo que aprendiera en lo sucesivo".

Respecto a las creencias es una versión extendida que los masones no creen en Dios o no pueden creer en Dios, e incluso que son anticlericales. Sin embargo esa es una creencia errónea: por el contrario puede sostenerse que la Masonería ha evolucionado a una situación de unidad en la diversidad

El 28 de noviembre de 1885, la Gran Logia de Inglaterra se pronuncio sobre este asunto: "La Gran Logia de Inglaterra sostiene y siempre ha sostenido que la creencia en Dios es la primera gran señal de toda verdadera y autentica Masonería, y fuera de esta creencia profesada como principio esencial de su existencia, ninguna asociación esta en el derecho de reclamar la herencia de las tradiciones y de las practicas de la antigua y pura Masonería".

Otro tema que se plantea en varias partes del mundo, es si la institución tiene carácter secreto. La reserva o secreto de la Masonería guarda relación con sus orígenes en el medioevo donde los gremios de diversos oficios -los constructores por ejemplo- formaban logias para mantener en secreto los conocimientos. En la actualidad lo que si es secreto es el rito de iniciación, de ingreso a la hermandad, pero, según los masones, el tesoro en conocimientos que allí se adquiere tiene vocación de trascender.

La mitología sobre el secreto de la Masonería, según los historiadores, tiene mucho que ver con la teoría complotista de la historia, desarrollada por los diferentes sistemas totalitarios que asolaron al mundo.

Como encuadre primario de la Masonería también hay que recordar algunas épocas de la historia en que esta organización fue objeto de persecución. La Monarquía y la Iglesia acosadas por el avance de las ideas liberales en el siglo XVIII, atribuyeron a las sociedades masónicas la conducción del proceso revolucionario que buscaba derribar sus respectivas tradiciones. Es cierto que desde esa época la Masonería es portadora de una ideología de defensa de la libertad individual, de soberanía popular y fraternidad por encima de las ideologías, pero los historiadores sostienen que no es cierto que estuvieran al frente de las actividades revolucionarias impulsadas por el jacobinismo.

En el siglo XIX la Iglesia y la Masonería quedaron enfrentadas en la Europa latina y en la América hispánica por las ideas, estas si masónicas, de secularizar la religión católica de los aspectos civiles de la vida, en particular de la enseñanza. "Enseñanza laica, gratuita y obligatoria", no es una máxima inventada por algún gran pedagogo hispano, sino una línea de trabajo sistemática que la Masonería de Francia y Bélgica aplicaron en sus respectivos países para neutralizar el monopolio católico de la educación, unos principios que se extendieron rápidamente entre los masones de América Latina. Aunque en principio esta trilogía de principios tenía más que ver con impulsar la libertad del individuo como norte de los masones, su puesta en práctica a partir del Estado toco intereses eclesiásticos de carácter milenario.

Es natural que la Iglesia reaccionara en forma furibunda contra la Masonería, y que surgieran tendencias anticlericales en los propios masones. La propaganda desatada contra la Masonería en este periodo también contribuyo a su historia negra.

Los totalitarismos del siglo XX también persiguieron a la masonería. Benito Mussolinni ilegalizo a la Masonería en una sesión del Parlamento fascista que presidió. Francisco Franco, el Caudillo, que ejerció el poder en forma dictatorial en España después de vencer en la Guerra Civil Española, persiguió sin cuartel a los masones; también lo hizo Adolf Hitler en la Alemania nazi y el dictador Salazar en Portugal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en masoneria. Guarda el enlace permanente.